El uso de etiquetas personalizadas tiene muchísimas ventajas que sin duda te recomiendo usar.

Las etiquetas suelen ser elementos muy económicos pero con mucho potencial, ya que pueden cumplir varias funciones elementales a la vez, como:

  1. Indicador de cualquier concepto específico diferenciador.
    Ejemplo: SIN SALSA! o ESPECIAL.

  2. Sistema de cierre.
    Ejemplo: Una bolsa que quieres mantener cerrada para evitar la manipulación del contenido interno en un envío.

  3. Representar la marca de forma minimalista y sencilla.

Si todo esto lo combinas con diferentes materiales, colores y acabados, puedes conseguir unos resultados increíbles para tu marca que además, transmite esa sensación que te hace pensar que alguien ha dedicado un tiempo en prepararte ese paquete.

Un consejo a la hora de elegir la forma de tus etiquetas, es pensar si la persona que coloque esas etiquetas va a poder dedicar mucho tiempo o si lo hará con prisas, ya que las formas circulares y menos cuadradas requieren menos precisión, ya que una etiqueta rectangular sobre un soporte cuadrado tipo bolsa o caja, suele saltar muy rápido a la vista si hay algun error simétrico y este transmite poco cuidado.

A continuación puedes ver unos cuantos ejemplos de etiquetas que hemos usado para diferentes productos. Todas son de papel pero con acabados diferentes.